viernes, 4 de diciembre de 2009

...


“Dicen que la esperanza muere a lo último. Pero quién puede mantener viva la esperanza si nisiquiera puede mantenerse vivo a sí mismo”.

…ˆºˆ…~≈∞•«†»•∞≈~…ˆºˆ…

Resuenan del mar en el fondo,
los caprichos de la vida que se esconden a nuestros ojos,
¿tú te escondes? No lo sé, no respondes.

Verde como la palma de mi mano,
así te pones después del trance entre nosotros,
ensimismado de recuerdos,
absorto de sentimientos,
no respondes, ni si quiera sabes cuál es mi nombre.
Y no me importa sabes,
como no me importa la tinta roja que adorna tus ojos,
tampoco me importa lo verde incesante de tus besos,
no me importa ni siquiera si lees o no mis versos,
no me importa si sabes que son para ti o los atribuyes cualquier pendejo.

La prisión de mis cuatro paredes,
se vuelve efímera con tu recuerdo,
y yo no hago más que leer tus letras verdes,
verdes como la noche, verdes como tu pelo,
verdes como el destierro de mi corazón
que vagando va por las dunas de un desierto sin arena,
dirigiéndose a un mar de agua dulce...
a un cielo sin estrellas.

Una hojita, sólo una verde como mi suerte.
Despabilo el camino de la neblina que producen mis entrañas,
una hojita verde, seca muere para asesinar mis penas,
verde como la noche en la que fingimos locura y demencia,
verde como el trance de nosotros al amanecer,
una hojita capricho de la vida que se empeñó en nacer
para acompañarte al olvido, para poder hacer a otra nacer,
verde mi suerte, verde tu futuro sin prisas,
verdes tus besos empapados del jugo de la angustia.

He tendido mis redes en el mar de la vida,
voy pescando amores,
las marejadas de la gente no me dejan verte,
y mi falucho se hunde ante la inquietud de no verte,
no veo tu verde figura entre la gente,
despabilo el camino con la neblina de mis entrañas.
¿Vienes ya o esperarás hasta caer en mis redes?

En este festín de quienes están por caprichos de la vida,
está invitada la envida, la ira y la agonía,
el odio, el llanto, el intento suicida,
los besos, caracoles, sapos, gatos y ardillas,
amapola, marihuana, coca y heroína,
cerveza, tus cabellos, tus besos, tu sexo,
tú pero sin ti para no hacerme recaer, la noche y el día,
la luna con el sol fundida,
las estrellas alumbrando el convite,
las nubes, tus silencios y tus mentiras,
yo no podré llegar al festín de los caprichos de la vida,
me quedé atrapado en un callejón sin salida,
¿Vienes a rescatarme ya o tendré que esperar a que venga La Mujer Maravilla?

No me dejes sólo fumando lo que queda de la vida.

Una hojita verde, brindemos por eso, por una hojita verde,
bendición o maldición, realidad o fantasía,
ficción, realidad abstracta y efímera,
alucinación de cangrejos entonando en coro el himno a la alegría,
¿me voy sin tus besos o me quedo esperando a La Mujer Maravilla?

…ˆºˆ…~≈∞•«†»•∞≈~…ˆºˆ…

1 comentario:

Samuelósteles dijo...

No manches, con esos invitados cualquiera se apunta jajaja

No pss amigo, qué te voy a decir, gracias por ser tan chido conmigo aunque sé que a veces me paso de lanza.

Nos estamos viendo por estos rumbos que, al final de cuentas, serán nuestros medios de contacto cuando ya no podamos salir con la banda.

Hasta la vista muchacho.

Me gustó lo de la mujer maravilla, no le entendí pero me dejó pensando en alguien.

Ah, conocía una chica que está guapetona y al parecer le gusta reírse de estupideces como yo.


Abur!!!