lunes, 29 de junio de 2009

...OnCe.dE.MaRzO...


No sé qué pasa por mi cabeza, a lo mejor y como lo leí en http://mehablalavirgen.blogspot.com/ es la nostalgia la que me está dando en los puritos huesos y ps me hace sentirme medio extraño y voltear hacía las cosas que sin darme cuenta he dejado en el pasado, como aquella amistad entrañable que tenía con mi primo más cercano, hoy me doy cuenta de que a pesar de haber compartido gran parte de nuestras vidas juntos hoy cada uno es un mundo y lo peor es que somos mundos opuestos.
En fin… “y perdonenmen, pero yo como digo una cosa digo otra, porque pos es como todo, si hay cosas que ni que… tengo o no tengo razón” (La Chimoltrufia, 1990).
…ˆºˆ…~≈∞•«†»•∞≈~…ˆºˆ…
No sé cómo empezar a decir esto que siento,
es algo raro y tal vez nunca lo he dicho antes,
hoy nace la necesidad entre nubes que cubren tu espacio,
eres una gran persona, de las mejores que he conocido.

Fue un once de marzo cuando te vi por primera vez,
después de mi fuiste el segundo bebé, enemigo y amigo a la vez,
diferente a mí, eso lo no noté desde tu momento de nacer,
llegaste a mi vida cambiaste muchas cosas en mi ser.

Algo que nunca me gustó de tus padres fue el hecho de compararnos,
por default yo iba dos pasos más que tú avanzando,
pero no sé cuándo ni cómo me fuiste pasando,
y fuiste el primero en todo hasta en lo que tendría yo que haber empezado.

El primer gol de la escuela festejado fue el tuyo
pues yo ni siquiera sabía cómo patear una pelota de futbol,
el primer reporte escolar también fue tuyo
pues sabías como tirar golpes mientras yo huía asustado,
recuerdo que siempre me defendías de los llamados chicos malos,
eras tan pequeño y tan grande cuando te parabas a mi lado.

Salí antes de la escuela y fue allí dónde te perdí los pasos,
éramos tan tú y tan yo solos juntos corriendo, gritando y jugando,
recuerdo cuando con la pelota de golf te rompí la frente,
también cuando las avispas me hincharon la cara de repente,
recuerdo nuestras excavaciones fallidas en busca de agua
a tan sólo cincuenta centímetros de la superficie terrestre,
ingenuidad o infancia no sé lo que era pero lo extraño,
extraño que rompieras primero tus nuevos juguetes
mismos que cambiabas por los míos tan pulcros sin ningún rasguño siquiera,
extraño que te pasaras de gandalla conmigo por ser diferente… (suspiro)
y qué decir de las series de televisión tú transformers y yo digimon,
yo los pitufos y tú power ranger, siempre así tan diferentes..

Tan diferentes éramos que quien empezó a salir a los bailes fuiste tú
y aunque no quería yo siempre tenía que acompañarte,
quien hizo muchos amigos fuiste tú y yo siempre fui un don nadie,
de pronto no sé cómo empecé a rebasarte,
te quedaste estancado entre juegos, risas y bailes,
yo seguí avanzando entre escuelas, maestros y clases,
de pronto estoy a un paso de graduarme
y volteo a ver dónde vienes y no puedo vislumbrarte,
no te veo te has quedado tan distante,
entre regaños y peleas de tus padres,
entre reproches por las materias que no aprobaste,
entre llanto disfrazado de risas e indiferencia,
pero a mi no me engañas, sé lo que escondes detrás de tu ausencia.

A lo mejor y eso es lo que te tocó vivir, una suerte sin suerte,
tienes todo lo que me hubiera gustado tener a mí
y veo que aunque lo tienes no lo sientes,
tienes un padre y yo no pero eso no nos hace diferentes,
el mío a lo lejos reside, el tuyo aunque cerca por otros se desvive.

Hay amigo, ya han pasado muchos años desde que te conocí,
y hoy como en aquel momento te veo indefenso,
qué debo hacer para ayudar a corregir tu sendero…

Créeme a mí tampoco me gustan las comparaciones,
no soy mejor que tu porque llegué hasta este peldaño,
no amigo somos iguales yo aún te sigo esperando,
y aunque tus padres peleen y te culpen de todos sus daños,
tú no tienes la culpa de haber nacido en un once de marzo…

Me da pena ver en lo que te han convertido,
de aquel niño travieso y alegre no queda ya nada,
tu seguridad se fue a cambio de nada,
y ahora sientes que tienes que cargar con los gastos de casa,
con la colegiatura de tu hermana, con los útiles de la secundaria,
te sientes con una responsabilidad que no es tuya,
de verdad que no es tuya es de tú padre sin duda,
pero qué hacer cuando se gasta la plata en la bulla,
si se desvive en palabras que recitan lo que él no pudo ser
y te frustra porque tu tampoco lo vas a poder complacer.

Qué hacer para ayudarte, si ni siquiera puedo conmigo,
si supieras que aunque he avanzado ahora permanezco estancado en el camino,
necesito aprender más de las cosas qué haz vivido,
enséñame cómo patear la pelota para que no me salga chueco el tiro,
defiéndeme de todos los chicos malos que hoy se han topado conmigo,
rompe tus juguetes, estoy dispuesto a darte los míos,
quiero que vuelvas a enojarte conmigo,
anda vuelve a mí y salgamos a pasear loco amigo mío,
que estoy dispuesto a ser el blanco de las avispas
cuando con una piedra destruyas su nido.

Y ahora que decides no seguir adelante
y quedarte por siempre varado en el camino,
no sé qué hacer para ayudar a que sigas avanzando,
ahora hasta dices que lo mejor sería irte de mojado,
sabes amigo, no quiero que te vayas más de mi lado,
quiero empezar de nuevo a recorrer mi camino,
esta vez quiero hacerlo desafiando al destino,
aunque retroceda unos pasos lo haré con gusto amigo,
para no dejar que te pierdas y avanzar a la par contigo.
…ˆºˆ…~≈∞•«†»•∞≈~…ˆºˆ…

1 comentario:

Samuelósteles dijo...

No pues sí, eso de ver los caminos que se abren en diferentes direcciones es tema recurrente entre mis primos y yo...

A fortuandamente se han superado crsis que pensábamos perdidas.

De un modo u tro, el tiempo acaba por llevarnos a donde debemos. Lo ciclos se van cerrando.

La nostalgia es una costra que ´sólo se despega con tiempos buenos, aunque a veces es necesario propiciarlos con pausas completas (yo me entiendo).

Bueno, a ver qué nuevas cosas tren la ola mañana. Debemos esperar.