lunes, 22 de junio de 2009

(...)


…ˆºˆ…~≈∞•«†»•∞≈~…ˆºˆ…

Llueve, sí… creo que llueve un poco o tal vez mucho… no sé.
Creo poder escuchar cada gota chocando bruscamente en el suelo,
tal vez sea sólo el efecto del alucinógeno,
tal vez sean las lágrimas que dejo caer tímidamente sobre mis pies
las que resuenan en lo más profundo de mi ser.

Evito pensar en lo que me hace daño,
pero caigo en cuenta que ya lo estoy pensando,
y es que no es fácil estar así… viviendo y no viviendo,
cuando todo parece retomar el camino perdido
vuelve de la muerte lo que había permanecido dormido.

El ventilador está haciendo ruidos extraños,
la pantalla se ha convertido en una caja de luces de colores,
todo me da risa, jajaja… vuelvo a lo mismo… a nada… a nada…
ya no creo, estoy seguro que es el efecto del alucinógeno.

¿En qué estaba? ¡Ah si!...
En que cuando todo parece estar mejor despierta lo dormido,
sólo bastan unas palabras para volverme un idiota
a merced de tus antojos, blanco de tus desplantes,
cosa que no me gusta pero permito por ojete,
creo que si, esa es la respuesta… todo me pasa por ojete.

Jajaja, no sé qué estoy escribiendo…
ya no sé qué hacer… no sé si pensar en ti, enjugar mis lágrimas,
atrapar las luces que revolotean a mi alrededor,
escuchar las canciones baratas de amor,
o dejarme de mamadas y enterrar en el jardín de los recuerdos
cada uno de esos malditos instantes que me producen dolor.

Pero no es fácil…
cada vez que lo hago llega el perro del dolor
con sus sucias garras manchadas de tu olor…
a remover la tierra que cubría mis recuerdos,
a revivir el sentimiento con un soplo de su amargo aliento,
todos los instantes del pasado… ¡maldita bola de montoneros!
es mi voluntad luchando contra los recuerdos,
contra ese perro, contra tus manos, contra tus ojos, contra tu boca,
contra tus besos, contra tus palabras, contra ti, contra mi… contra mi.

(Unas cuantas lágrimas después)

Ya no sé qué hacer para no sentirme tan menos importante,
ya no sé qué hacer para retomar las riendas de mi puta vida,
antes de ti nada era perfecto, lo sé… y lo acepto,
pero al menos mi voluntad podía vencer al más bajo deseo,
pero ahora ni mis lágrimas que caen al piso me obedecen,
ni siquiera puedo ordenarle a mi mente que ya no te piense,
no puedo decirle al corazón que te de una patada en el trasero
para que te marches lejos y me abandones a mi suerte.

¡Maldita sea! ¿Cómo regresar el tiempo hasta antes de conocerte?
todo sería más fácil… yo seguiría aferrado a sus falsos placeres,
tal vez seguiría siendo el perro del perro de mis ayeres,
a lo mejor y estaría sonriente… es lo que más me duele…
no puedo ser yo… ya no si no es intentando ser lo que tú quieres.

No mames… ¡qué pinche mal viaje!
Pero sólo así puedo sacar un poco de toda esa mierda que me sofoca,
desquitarme con el alfabeto robándole algunas de sus letras,
formando palabras que no sé si algún pinche día leas,
pero, qué me importa si lo haces o no, ya no importa…
de verdad ya no importa.

Nunca había sentido algo así y es lo que más me acongoja,
pero aunque no sea fácil intentaré sacarte al menos de mi mente,
borraré a detalle con otras caricias las huellas de tus manos,
con el humo del cigarro alejaré tu olor de los lugares cercanos,
con los tragos del vino me olvidaré del elixir de tus besos,
así como tú (…).

…ˆºˆ…~≈∞•«†»•∞≈~…ˆºˆ…

1 comentario:

Samuelósteles dijo...

"trotate" inche palabrita.

Jajajajajaja


qué bieeeennn!!!!


Jajajajaja


no puedo dejar de pensar que quizá se trate de uno de los textos más honestos que has subido...

jajajajaja


me gustó, sobre todo la sección de alucinógenos...

Sobres, nos vermox