lunes, 15 de junio de 2009

...mE.QuEdÉ... (Erick de Jesús)


…ˆºˆ…~≈∞•«†»•∞≈~…ˆºˆ…

Me quedé esperando solo, mojado por tu ausencia,
sentado a orillas del camino de tu indiferencia,
sólo cual ermitaño en la montaña más distante,
me quedé sentado en espera de todos tus desplantes.

Mojó la lluvia mis ganas y sofocó mi fuego,
con ayuda del viento se llevó mis más bajos deseos,
me quedé solo en espera de lo incierto,
como un triste vagabundo, errante de lo eterno.

Con el frío de mi cuerpo me abracé a mis rodillas,
bajé la mirada vaciando el sopor de mis mejillas,
una lágrima fundida, gota de lluvia entristecida,
me quedé esperando solo el momento de la huída.

Un redoble en el cielo hizo que aparcara la mirada,
por un momento imaginé tu figura escuálida en la distancia,
sólo por un momento, espejismo cruel martirio,
me quedé esperando solo hasta el punto del delirio.

Temblores de poca escala sacudieron todo mi cuerpo,
me dispuse marcharme sin avisar de tus recuerdos,
entre sollozos me aleje con la lluvia entristecida rodando por mi cuerpo,
hacia un lugar efímero donde esconder mis deseos.

…ˆºˆ…~≈∞•«†»•∞≈~…ˆºˆ…

1 comentario:

Samuelósteles dijo...

No sé por qué pero me gusta más el verso largo, da más pausas para leer, al menos a mí que no soy bueno leyendo poesía.

Me remite a muchas cosas y momentos, además de que aparece justo cuando hay lluvia.

Los recuerdos de la lluvia...

Me hace pensar que el planeta conspira para que haya momentos tan memorables con la llegada de las lluvias...